divendres, 25 de juliol de 2008

EL BUSCADOR



De nuevo se hizo de noche.
Salió la luna entre el cielo oscuro y vaga entre las estrellas.
Como muchos de los mortales que vagamos entre las cuatro paredes de casa y
víctimas de nuestro corazón solitario buscando llenarlo de algún modo.

¿Que sería el amor sin sentir o padecer?
¿Quién no tiró las llaves de su corazón herido al mar?
¿Quién no alberga la esperanza de que un corazón intrépido, de con esas llaves?
¿Que sentido tiene la vida sin amor?

Tal vez sea una tortura bajo un cielo gris. Es el no poder darle rienda suelta aquellos sentimientos banales y animales que todos en algún momento hemos sentido.
El no poder levantarte una mañana, con la sonrisa en la boca y ver su cara recostada en la almohada. El recordar el olor de su piel aunque el no esté a nuestro lado.La esperanza es lo último que se pierde.

Y en algún lugar, por muy escondido o lejano que este, todos tenemos ese buscador de llaves que llame algún día a la puerta de nuestro corazón y las abra.
La clave tal vez sea, que hay que aprender a amar y no tener miedo al sufrimiento de amar.
Busco tus llaves, y no desistiré en esta búsqueda.

Me despertaré una noche, miraré por la ventana y te susurraré luna, que mi corazón ya tiene dueño.


Anònim (un bitxet i cul inquiet)


Espero que hagis trobat les claus, bitxet. Com deia en elgun dels meus artícles anteriors: "Em sento tan sol rodejat de gent". Tu ho has entès perfectament, la soledat és no poder compartir el teu cor. Gràcies de nou per aquest regal.


PEP

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada