diumenge, 10 de juliol de 2011

Montaña rusa



Bufff!!! Las atracciones fuertes no son lo mío, decidamente no son lo mío.
Pero ahora me ha dado por subir en la montaña rusa. VAYA TELA!!! Es increible, menudos subidones. Unas veces estás arriba y, otras veces abajo...es lo que tienen estos tipos de atracciones.
También he de decir que antes de subir, yo ya sabía que me iba a marear y, que en algunos momentos estaría de subidón, arriba, y otras veces de bajón, abajo.
Quizás no haya todos los puntos de seguridad que necesito. La inseguridad en este tipo de atracciones es evidente, para alguien como yo.
Cuando era más joven me subía a todo, a todo lo que podía, mi cuerpo y, sobretodo mi mente me lo permitía.
Ahora es muy diferente, creo que mi cuerpo puede seguir aguantando muchos trotes, todavía estoy en forma o lo intento, pero mi mente aguanta mucho menos. Supongo que mi punto de equilibrio está mucho más tocado y, cuando me bajo, acabo siempre mareado y desequilibrado, tardando más en volver a coger ese punto de equilibrio.


¿Solución? Bajarme de la montaña rusa o, no volver a subir. Mi salud mental, quizás me lo agradezca algún día.
O quizás los de mantenimiento de la atracción ponga más puntos de seguridad, para que yo me sienta más y más seguro y, pueda subirme más veces a dicha atracción.


PEP

2 comentaris:

  1. Tenir l'estòmac marejar és horrible, però tenir la ment marejada encara és molt pitjor.

    Que et sigui lleu i breu.

    Ptns.

    ResponElimina
  2. És el que tenen les muntanyes ruses.
    Mai he tingut un estòmac privilegiat en aquest aspecte...
    La ment marejada? La he tingut molts cops, però això m'ha fet ser creatiu també.

    Benvingut el mareig

    PEP

    ResponElimina