dimarts, 29 d’abril de 2008

La isla de los sentimientos


El meu amic que és molt savi, m'ha deixat un altre joia de llegenda que expliquen els mariners.


Erase una vez una isla donde habitaban todos los sentimientos: La alegría, la tristeza y muchos más, incluyendo el amor.
Un día, se les fue avisando a los moradores, que la isla se iba a hundir.
Todos los sentimientos se apresuraron a salir de la isla, se metieron en sus barcos y se preparaban a partir, pero el amor se quedó, porque se quería quedar un rato más con la isla que tanto amaba, antes de que se hundiese. Cuando por fin, estaba ya casi ahogado, el amor comenzó a pedir ayuda. En eso venía la riqueza y el amor dijo: Riqueza, llévame contigo!, -No puedo, hay mucho oro y plata en mi barco, no tengo espacio para ti dijo la riqueza.
El le pidió ayuda a la vanidad, que también venía pasando… Vanidad, por favor ayúdame!, -No te puedo ayudar, amor, tú estás todo mojado y vas a arruinar mi barco nuevo!
Entonces, el amor le pidió ayuda a la tristeza: Tristeza, me dejas ir contigo? Ay amor! Estoy tan triste que prefiero ir sola…
También pasó la alegría, pero ella estaba tan alegre que ni oyó al amor llamar.
Desesperado, el amor comenzó a llorar, ahí fue cuando una voz le llamó: Ven, amor, yo te llevo. Era un viejito, y el amor estaba tan feliz que se le olvidó preguntarle su nombre.
Al llegar a tierra firme, le preguntó a la sabiduría: Sabiduría, quién era el viejito que me trajo aquí?
La sabiduría respondió: Era el tiempo.
El tiempo? Pero por qué sólo el tiempo me quiso traer?
La sabiduría respondió: Porque sólo el tiempo es capaz de ayudar y entender al amor…


No us fa pensar? El temps és l'únic que ajuda, fa entendre i cura l'amor. Serà veritat? Potser cura o fa possar més malalt? No ho sé...

PEP

1 comentari:

  1. Si el tiempo es el único capaz de rescatar el amor, éste estará permanentemente en peligro.

    El amor es un sentimiento cubierto por los demás. No está hundido, sino falto de luz.

    El miedo genera los sentimientos que ocultan el amor. Cualquiera puede hacer la prueba: solo hay que dejar de tener miedo por un instante para que el amor surja con fuerza.

    En la naturaleza, los animales no entienden de rencor y por eso no generan malos sentimientos. Tampoco realizan proyectos de futuro, y por eso no se agobian.

    Los únicos animales que pueden presentar patologías sociales son aquellos que viven con humanos.

    Los humanos poseen una conciencia más elevada que la de los animales. Eso les permite entender lo que ocurre; llegar a la verdad. Y también por eso los humanos están, en su mayoría, confundidos.

    La confusión es aplacada por el miedo, el cual plantea siempre estrategias de supervivencia. Algunas de las sensaciones a las que recurre a menudo el miedo son la de estar solos y la de tener enemigos. A partir de ahí, el odio, la ira, la vergüenza, la tristeza, y muchos más sentimientos negativos tienen terreno abonado.

    Eso cubre nuestro Ser esencial. Un Ser de amor y luz.

    Para descubrir nuestro ser esencial hemos de abandonar la confusión. Para que la confusión desaparezca hay que dejar de alimentarla. Dejar de alimentarla significa discernir entre lo que creemos y lo que sabemos. Para saber lo que somos no hace falta que nos creamos nada. Si no nos creemos nada la verdad aparece. La verdad no necesita ser creída para existir. La mentira sí. La confusión vive del miedo, y el miedo miente para calmarse.


    Khellouen

    ResponElimina